Ego

probablemente, el traidor más sibilino y hábil que se conoce.